Jul
28
2013

LSD

El LSD es algo misterioso, muchos realmente no alcanzamos a entenderlo completamente, muchos lo hacen por diversión, porque está cagado “el trip” y pues así es como yo me acerqué a esta perversión.

Recuerdo que iba en la escuela y fumaba mucha mota, pero MUCHA, y algunos de los weyes de prepa estaban (o están) locos, por lo que se metían cualquier cantidad de drogas. Una de la que hablaban era el LSD, literal esos weyes se metían ácido en la escuela, nos contaban que se metían 4 en un día, que sentían que todo se derretía y demás anécdotas de esa índole. Mi amigo o “amigo” más frito me convenció de que probara el LSD. En ese entonces yo no tenía idea de nada sobre esa madre, sólo sabía que te hacía alucinar pero yo me imaginaba cosas diferentes; monitos como los de hora de aventura, unicornios, mundos extraños. Al cabo de unos días decidí ir a comprar un ácido y lo guardé en mi celular. Lo tuve ahí casi dos días y resulta que se evaporó parte del ácido, si no es que todo. Yo en ese momento ignoraba este hecho, entonces me lo metí. Mi corazón se aceleró, tenía miedo, me empecé a sentir raro y al cabo de 40 minutos se disipó todo. Supongo que el LSD se había evaporado por completo y esos “efectos” eran meramente psicológicos. Me sentí muy decepcionado, no podía creer que había pagado 150 pesos por esa mierda. Terminó mi interés por esa droga, pero una semana después una persona que lo acababa de probar me contó su experiencia y me lo describió así: “Wey, estuvo súper cabrón. Yo pensé que no me había pegado y como a los 40 minutos valió verga, todo se empezó a mover, las cobijas de mi cama se hundían”. Eso no fue todo, sí me describió todo el viaje, pero igual no tiene sentido escribirlo porque no lo puedo explicar de la manera que esta persona lo vivió, cada quien lo entiende diferente. Ahí fue cuando volvió a despertarse mi antojo de ácidos, yo esperaba vivir algo así, pero no fue hasta algunos meses después que lo volví a comprar. Esta vez venía en presentación de micropuntos, se supone que te los debes poner abajo del parpado para que te hagan efecto. Un amigo y yo los ingerimos por pendejos. Nos empezamos a sentir súper raro, como que muy activos, con ganas de platicar, todo era interesante, la música se oía mejor de lo que en realidad era, pero nos quedamos en un nivel de psicodelia muy por debajo del estándar de un viaje normal de LSD, porque estos micropuntos eran basura, a parte de que los consumimos de manera errónea. Por equis razón yo me quedé otros 4 micropuntos, me los llevé a mi casa y un tiempo después decidí probar cómo era el efecto si lo usaba en el ojo, porque un amigo me había dicho que sí te daba un viaje de los buenos. Me lo metí en el ojo y el efecto no cambió en absoluto, sólo fue un poco más fuerte pero nada del otro mundo. Éstas experiencias sí fueron un poco más profundas, ya que sacaban pensamientos que no tenía idea que existían pero igual seguía siendo algo muy leve comparado al verdadero viaje. Luego de esto me sentí como insatisfecho, porque esa basura no me había pegado bien y sólo me había hecho pasar un mal rato. Seguí comprando LSD. Yo creo que fueron unos 3 ácidos que me metí, y sí me hicieron efecto pero igual fue súper leve, yo quería más. Un día decidí hablarle a mi dealer que se supone que vende ácido realmente bueno. Le compré un cuadro y me lo comí completo porque pensaba que de otro modo no me iba a pegar, igual que los otros 6 que me había metido antes. El caso es que esta vez sí fue una dosis demasiado alta. El viaje empezó normal, las cosas se empezaron a mover, se veían ondas, los colores nítidos, todo estaba retorcido y me empecé a asustar, no me imaginaba que fuera a ser tan fuerte. Estaba con un amigo, le dije que saliéramos a caminar y ahí fue cuando me empecé a dar cuenta de que el viaje estaba a punto de empezar. La gente que pasaba dejaba como un espectro transparente, de hecho cualquier cosa que se moviera dejaba ese espectro, una alucinación muy común en estos viajes. Al cabo de un rato le dije que volviéramos a su casa. Cuando íbamos caminando perdí la visión, todo se movía demasiado y se difuminaba, no tenía idea de dónde estaba el piso, de alguna forma llegué a su casa sin ningún problema. Cuando subíamos las escaleras, las puertas cambiaban de tamaño muy rápido, no sabía distinguir los números de los departamentos y subimos, yo estaba que me cagaba. Entramos a su casa, me acosté en el sillón y ahí fue cuando empezó el clímax. La dosis fue tan alta que no recuerdo mucho, pero tengo recuerdos de patrones, de colores, figuras geométricas volando por todos lados, la desaparición del espacio-tiempo. Parecía estar dentro de mi cabeza, como si el mundo no existiera, el tiempo no pasaba realmente, yo no sentía que pasara. Me vi a mi mismo caminando en un lugar distorsionado, todo se veía extraño, todo se veía torcido y en ese momento dejé de escuchar. Tuve algo muy parecido a un sueño, pensé estar en otra realidad , dejé de entender lo que pasaba a mi alrededor, no entendía qué me estaba pasando, no entendía el viaje, todo eran simples imágenes aleatorias narradas por una voz en mi cabeza que realmente no decía nada, no eran palabras que realmente existieran, era como la música de fondo de una psicodelia que no lograba entender, un mundo completamente mío, sin percepción alguna del exterior, algo que nunca había sentido. Mi amigo apareció varias veces en el viaje, casi como un guía, había veces que decía una frase o incluso una simple sílaba y se repetía en mi cabeza por horas, “Ven, ven, ven, ven…” así pasaron diez minutos, que en mi cabeza se sintieron como 2 horas. Se acabó la primera subida del viaje y volví a la realidad, pero no realmente, sólo recuperé mis sentidos, pero me encontraba en un lugar diferente, la gente era otra, mi amigo comenzó a hablarme y yo me asusté porque no se veía como mi amigo, parecía una persona que jamás había visto, llegué a mi casa que tampoco se veía igual, ni mi familia se veía igual, no sabía dónde estaba ni quiénes eran las personas a mi al rededor, se veían bastante reales, no parecían una alucinación, pero yo no comprendía por qué eran personas diferentes, lo cual me llevó a pensar que yo era una persona diferente, y ahí es cuando tuve la sensación mas desagradable que jamás he sentido, ahí fue cuando olvide quién era yo. Las personas parecían otras, mi realidad parecía otra, pensé que estaba soñando, pero luego ya ni si quiera sabía quién era, no sé por qué pensé que debía inventar una identidad nueva, traté de convertirme en otra persona y ahí las cosas se mezclaron, lo que era real y lo que no se juntó, algunas cosas que oía se quedaban en mi cabeza, pero una voz interior las distorsionaba, cada cosa que percibía parecía ir moldeando una realidad nueva. Fue ahí cuando vino la otra subida, sentí como si cayera a un vacío infinito y al mismo tiempo volvió el colorido viaje de figuras geométricas, manchas brillantes, luces y una danza psicodélica que me transportó a otro lugar, un lugar donde nada existía, sólo éramos mi mente, yo y el colorido viaje, como si eso fuera lo único de lo que se trataba mi vida, de estar en un constante túnel de aleatoriedad que no paraba. Luego de esta subida no recuerdo nada, recuerdo que de repente volvía por unos 5 minutos y luego todo negro, un “blackout”. Ésto se repitió como 6 veces. Finalmente se acabó el viaje y sólo quedaban los restos, veía como los objetos se movían pero no entendía nada de lo que había pasado, de hecho todo el viaje lo recordé al cabo de un mes. No creo que haya sido capaz de explicar esta experiencia porque fue algo totalmente indescriptible, no creo que pueda entenderlo del todo pero esto es lo más que pude describir. Estuve un mes sin recordar nada, algunas cosas volvían a mi mente pero recuerdos muy vagos, como una respuesta que tienes en la punta de la lengua pero que realmente no sabes.

Después de este mes volví a usar una dosis muy pequeña, esto me ayudó a recordar la mayor parte del viaje. Esta vez tuvo un efecto muy ligero en mi, pero volví a casa de mi amigo bajo este efecto y todo lo que veía ahí me recordaba momentos del viaje, recuperé varias cosas que había olvidado. 

Dos días después volví a probar el LSD en una cantidad considerable, bastante menos que la vez anterior, esta vez sólo quería volver al viaje y entender todo lo que había pasado, porque a fin de cuentas, por más que recordara esa ocasión, aún no sabía qué era lo que había visto.

Al principio yo estaba muy bien, esperando la subida, el viaje empezó con ecos. Todo sonido hacía eco en mi cabeza, volví a ver el espectro transparente, me sentí bien, muy tranquilo. Esta vez estaba solo, porque lo hice con la única intención de analizar cualquier cosa que me hiciera entender el viaje anterior. Ésta vez, como la dosis no fue tan alta, sólo tuve un viaje normal, psicodelia, un túnel de colores y luces brillantes, mi entendimiento de la realidad quedó casi intacto. Decidí cerrar los ojos y escuchar música. Sentí euforia, la música se oía 100 veces mejor, cada detalle de la canción era perfecto, sentía que todas las frecuencias sonoras producían un sentimiento de euforia en mi. Claro que hice una selección que sabía que me iba a hacer bien, escuché Purity Ring y James Blake por lo estético y único de sus canciones pero también escogí cosas por el puro gusto que me causaba oírlas como A$AP y Tyler The Creator. Terminó el viaje y entendí que no era nada del otro mundo, este túnel psicodélico simplemente son imágenes que podría decirse que se imprimen en tu cerebro, ni si quiera lo percibes con tus sentidos ni con la vista. Yo pensé que lo que había pasado era que había caído en un agujero sin fin en el que se veían todas estas cosas, pero para nada.

Todo esto me llevó a reflexionar sobre esta droga. No es un juguete, uno debe tener propósitos claros al usarlo, no se debe hacer para divertirse. Yo pensaba que era cualquier mamada, que el hecho de alucinar era muy simple, pero no, es algo muy complejo que ni si quiera se puede llegar a entender del todo. Fue una experiencia que de verdad me cambió, me hizo una persona diferente y mi recomendación es no hacerlo. Antes de esto yo pensaba que me comía al mundo, que era invencible, pero no, me hizo darme cuenta de que aún hay demasiadas cosas que debo aprender, incluso, me hizo darme cuenta, que antes de el LSD yo tenía una visión muy incompleta de la realidad, aún sigue siendo MUY incompleta, pero ahora sé que uno va construyendo su percepción del mundo con el tiempo. Normalmente no nos damos cuenta de como se va moldeando nuestra mente al paso de los años, hasta que vemos atrás y vemos a nuestras versiones previas como unos completos ignorantes e inmaduros. El LSD es muy peligroso, y no cualquiera puede hacerlo. Yo no pude, y dudo que alguien de mi edad pueda. A fin de cuentas, sí es cualquier mamada, sí es un simple alucine, pero de verdad que es una experiencia que sólo debe ser vista como eso, más allá de que te cambie como persona y de que te haga ver la vida diferente, uno debe dejar que esas cosas lleguen por sí mismas, en serio, parece que somos invencibles y damos por sentado nuestra existencia, pero uno debe valorar su realidad y no distorsionarla. 

Feb
26
2013

Reblogged from carvente :

(Source: pleatedjeans)

Jan
17
2013
Jan
15
2013

Año nuevo.

Léase mejor con este tema de fondo. https://www.youtube.com/watch?v=DXZQe-0zkQ0

Por razones que hasta ahora desconocía yo estaba betado de “El Alebrije”, un antro de mediana altura que visité en Acapulco con algunos amigos, pero de eso hablaré mas adelante.

El día de ayer recibí una llamada de un número desconocido en mi celular. Contesté.

- ¡No mames wey, hasta ahorita descubrí tu número!

-Ehm ¿Quién habla?

Resulta que era un amigo (que por respeto a Eruviel Ávila no mencionaré) que se había pasado casi dos semanas pegado al teléfono marcando el mismo número una y otra vez, sólo que alternanva los dos últimos dígitos que yo no había anotado bien el día que le di mi teléfono ya que me encontraba muy alterado.

-Wey, soy yo ¿No te acuerdas? nos conocimos en Acapulco.

Por su voz de anciano afeminado que parecía haber sido castrado a los 13 años lo reconocí justo en seguida.

-Ah, claro, tú ¿Qué pasó? ¿Por qué me llamas a las cuatro de la mañana?

-¿Qué no te acuerdas? Cuando viniste a Acapulco nos metiste en un pedote a todos.

-¿De qué hablas?

-No te hagas pendejo. El 31 de diciembre, cuando nos fuimos al “Antro” a donde fue puro pinche gato pandroso.

Me puse a pensar en todas las veces en las que había ido a un antro donde fuera puro gato (numerosas, por cierto, pinche país lleno de ñeros) y luego pensé. Hm, no recuerdo para nada el treinta y uno de diciembre. Resulta que cierta persona me había hecho beber de más, y hasta ayer no sabía que todas y cada una de mis bebidas habían sido adulteradas con escopolamina, por lo tanto yo no tenía idea de absolutamente nada de lo que había ocurrido esa noche.

-La verdad, no recuerdo nada, creo que me pasé en el alcohol.

-Hm, no sólo eso.

Dudó un poco antes de empezar a hablar.

-Bueno, te contaré lo que pasó.

Desde este punto de la historia todo será narrado y citado textualmente como lo dijo mi coolocutor. Para una mejor experiencia sugiero leer la siguiente parte con la voz de Erubiel Ávila y usar lentes 3D.

Bueno, el punto es que tu llegaste a mi casa Ecatepec, te recibió mi asistente doméstica y luego fuimos a jugar Wii sports a la sala. En eso llegó una persona que no mencionaré ya que su libertad pudiera verse afectada por los sucesos ocurridos si es que revelo su identidad. Pero bueno, te ofreció un café que contenía escopolamina; un fuerte químico que inhibe la voluntad y causa pérdida de memoria. Yo estaba muy nervioso, al principio dijo que eras un muchacho “muy apuesto” y que tal vez adulteraría tus bebidas porque sabe que eres un tanto “rígido”. En ese momento yo no sabía que te iba a dar esa mamada, por eso me tranquilizé un poco.

Luego de unas horas decidimos que pasaríamos fin de año fuera de la ciudad, preferentemente en algún antro nice. A ti se te ocurrió la grandiosa idea de irnos a Acapulco, a un antro disque “bien chingón” que se llama “El Alebrije”. Nosotros te hicimos caso ¿Qué puede salir mal? pensé. Al llegar a Acapulco tu te veías un poco alterado, pensé que en el avión te habías dado unas líneas o algo.

-Relájate, cawn. Mira, ahorita vamos a ir a casa de este wey para cambiarnos y nos ponemos a precopear tantito, nos vamos como a las 11.

-Okey, es que no sé, me siento raro desde que estábamos en tu casa.

Dieron al rededor de las diez y nosotros ya estábamos listos para salir, ya habíamos “entrado en materia”. Cuando precopeamos tus bebidas también fueron adulteradas, de hecho todas las bebidas que te dimos estaban adulteradas.

-Wey, ya ando bien acá, ya vámonos, neta.

-Si, está bien deja le hablo al chofer de este cabrawn.

Nos recogieron de casa de este wey a las 10:30 y llegamos apróximadamente a las 11 al antro, no hubo pedo con la entrada, pasamos bien, sin bronca.

Esta persona insistía en que tomaras vodka de arándano, porque eso era lo que habías tomado todo el día y que si bebías algo más te ibas a “cruzar”.

-Paps, te reto ¿A que no te das cinco shots de esta madre?

Tú de manera bravucona comenzaste a beber. La droga comenzó a hacerte efecto.

-Mirrey ¿Ya viste a los putos gatos de ahí?

-Si wey ¿Le decimos a nuestros guarros que les pongan una putiza?

-Wey no, traemos guarros, no seas pendejo.

Al parecer no me escuchaste y fuiste a echarle pedo tú solito a alguien que resultó ser integrante de el cártel del pacífico pero te largaste y se pasó la noche buscándote para meterte unos plomazos.

Total sólo me encontró a mi y tú te quedaste con esta persona.

-Wey, al chile soy puto y hoy te voy a dar por el ano, pero vale madres porque mañana no te vas a acordar de ni madres, jajaja.

Al cabo de las 3 decidimos hacer un “after” en casa de esta persona. Nuestro after resultó ser: Yo sentado en la sala viendo comerciales de Bio shaker mientras oía gritos en la otra habitación donde se encontraban tú y esta persona.

Al día siguiente procuré que despertaras en casa de un amigo en el Estado De México y confiaba en que laescopolaminahubiera hecho su trabajo. Después de eso no volví a verte y el número que me diste tenía los dos últimos dígitos mal, así que me la pasé llamando a todos los números que posiblemente podrían ser tuyos y hasta ahorita di contigo. Te llamé porque en este momento estoy en una casa de seguridad, secuestrado por los weyes con los que te pelaste.

-A okey.

Colgué.

En los próximos días mi cerebro comenzó a recordar parte de las cosas que habían sucedido gracias a las memorias que me trajo esa bonita historia. Resultó que “esta persona” era en reaildad Luis Miguel. Si, el mismísimo.

Finalmente llegué a la conclusión de que las casas en Ecatepec están chidas y que nunca se deben contestar llamadas a las cuatro de la mañana.

Dec
30
2012

Ayer salí con una persona que por respeto a Hanna De Swan no nombraré. Nos encontramos en plaza Cuicuilco, nos echamos unos cigarros platicamos un rato y nos fuimos.

-Vamos a comprar marihuana.

-¿Neta?

-Si. Vamos a la UNAM ¿No?

-Pues si quieres, pero tú la compras, yo no hago esas mamadas.

El caso es que fuimos a la UNAM, le dije que no sabía por dónde irme para llegar a metro C.U ella me dijo que la siguiera. Caminamos mucho y en eso nos encontramos a unos chavos eskatos bien rudos.

-Oye, wey ¿No sabes dónde me pueden vender un toque por aquí cerca?

-No manches, carnal, espérame.

Le gritó a su amigo.

-Cabrawn ¿No sabes dónde le pueden vender un toque?

-No pos, yo vendo, pero orita no traigo, carnal.

-Bueno, no hay pedo, gracias.

Seguimos caminando y en eso me dijo que andábamos cerca de “Los cuadritos” que ahí teníamos mas probabilidad de comprar algo.

Llegamos con unos weyes bien erizos, ella me esperó y me acerqué a ellos, intenté hacerme el disque barrio.

-Carnal ¿Dónde me pueden vender un toque?

-No, pos no sé, raza, pero aquí hay.

Sacaron un porro súper grueso, bien perro.

-¿No tienen más?

-No pos, si quieres te regalo ésto.

Sacó un poco de mota de un tupper.

-No mames, es una pinche galletita, cawn. Yo no me pongo pacheco con eso.

-No seas cabrón, te estamos dando porro y todavía quieres más.

-Te la compro. Véndeme tu tupper.

-No we, esto te lo dejaría en 300 varos. Pero mejor no, we, tú te ves como niño bien.

Quería hacerme el vergas.

-No mames ¿Cómo que niño bien? (Ya estaba medio pacheco) Si yo estudio en el CCH Sur papawh. Ahí quemamos diario y fumamos crack.

-No pos ta bien, wey. Yo no me guío por eso.

-Te lo compro en 100, cawn.

-No manches, no.

-150, cawn.

Lo pensó un momento.

-Al chile dame 200 varos y quedamos.

-Chido

Sacó su tupper y me envolvió todo lo que tenía en un papel.

-Bueno, no toda wey, es que si es un chingo.

-No mames, allá en Polacas me venden unas velotas de 100 varos, yo nadamás te di los 200 porque me caes chido.

-Bueno, ya wey, te doy toda.

Regresé bien pacheco y comenzamos a caminar, en eso me empezó a dar un mal viaje bien feo y dejé de escuchar, como si estuviera sordo. Nos subimos al metrobús y me empezé a malviajar aún peor, y en eso, me caí bien ñero. Al verme, un wey se dio cuenta de que andaba bien malviajado y me preguntó mi nombre, se quería aprovechar de mi, pero gracias a la persona que no mencionaré por respeto a Hanna De Swan, me pude largar del metrobús sin que me hicieran nada. Volvimos a Cuicuilco y yo seguía bien malviajado, me quería jetear en cualquier lugar en donde me pudiera recargar. Fuimos por un subway, me dejó dormirme en sus piernas y me recuperé. Si estás leyendo esto, gracias, de nuevo.

Llegaron por ella y la acompañé, yo aún tenía los ojos muy rojos y no sabía que iba a hacer cuando llegaran por mi.

LLegó mi papá.

-¿Qué onda? ¿Cómo te la pasaste?

-Bien, pa.

Intentaba no verlo a los ojos.

-Tengo mucho sueño, pa, me voy a dormir.

Llegamos a mi casa y nadie se dio cuenta. Todo salió perfecto.

Desde ese día no vuelvo a comer Subway de queso con carne.

Dec
23
2012

Reblogged from fuckyeahmorphine :

(Source: ohnoballoons)

Dec
23
2012

Reblogged from carvente :

(Source: topherchris)

Dec
23
2012

Recuerdo la vez que mis amigos de Santa Fe me invitaron a una fiesta. Nada especial, sólo eran algunas personas conocidas, alcohol de primera y drogas por doquier. Recuerdo que la fiesta empezaba a las 10 p.m, aunque todos saben que el ambiente se pone súper bien hasta como la 1, pero como yo no tenía nada que hacer, preferí llegar como 11:30. Cuando llegué ya había bastante gente, así que empezamos a precopear y bailamos un rato como hasta las 12:45. Ya a esa hora empezaba a ponerse el ambiente. Wey si te echas una línea antes de la una nada puede salir mal, pensé , pero estaba un poco ebrio y al darme cuenta de eso creí que no sería una buena idea empezar con la coca TAN temprano. Tomé una botella de Ace of Spades de 4000 dólares.

-Ábranla, wey. Se vé súper chida.

-No wey, con esa vamos a acabar la noche, espérate.

Bueno, pensé, de todos modos el alcohol fluía y al parecer sí se puede ser feliz aunque no bebas nada tan caro. Total, un amigo y yo hicimos un concurso, él sacó un Herradura, buen tequila. Ambos comenzamos a beber y al momento que yo estaba demasiado ebrio dije, Fuck it, y se me ocurrió la grandiosa idea de empezar a inhalar la coca que me había dado un amigo, pero el chiste de esto, es que la coca que me dio, la había conseguido en Polanco con una dealer súper exclusiva. Pero bueno, el caso es que me eché la primera línea y se me quitó la peda con eso, pero luego se me ocurrió otra grandiosa idea. Un shot y un tanque, a huevo, dije, así que empezé a darme shots de tequila y darle un golpe a la weed. Equis, dije, no sabía lo que iba a pasar después. Luego, cuando ya andaba bien cruzado, cómo a la una y media, pensé que sería bueno quitarme la peda de nuevo con más cocaína. De pronto algo en mi dijo que debía inhalarme todo, hasta el último miligramo, entonces dije, ok, chingón, me inhale TODA la pinche coca, súper ñero. Finalmente desperté en algún lugar de el estado de Méjico, en una casa bien elegante, mis amigos del PRI, pensé, comenzó a sangrarme la nariz bien cañón. Hm, weird, pensé, fui al baño y me comí un pan de la Sanborns pal’ susto. Luego me limpié la cara y me acordé que la noche anterior me había inhalado hasta la tierra de las macetas.

FIN

Moraleja: El pan de la Sanborns está bien chido.

Aug
27
2012

Reblogged from fuckyeahmorphine :

Not bad.

Aug
20
2012

La historia detrás del mito.

Me encontraba yo, con dos de mis mejores amigos, Dr. Dre y Snoop  Dog, como saben, ellos se presentaron en coachella, y, obvio, me invitaron en V.I.P y todo. Algunos conocen mi gran enemistad con Tupac Shakur (Y su holograma) ya que desde tiempos remotos (Desde que Chabelo era niño) hemos peleado por causas justas pero opuestas. Obviamente todos saben que yo vencí, por eso acabó muerto. El punto es que poco antes de llegar a Coachella, Dre y Snoop Dog dijeron que me tenían una sorpresa, hicieron una risita nerviosa y consumieron 2 lineas de coca.

Al llegar a nuestro destino Snoop Dog sacó la mejor hierba que él conocía (Algo así como el equivalente a la Blue Magic de American Gangster) y como todos saben, Snoop Dog nadamás comparte su hierba cuando se siente culpable.

 Finalmente me contaron sobre el holograma de Tupac, y yo repetí las siguientes palabras “¿En serio vas a tracionarme con ese maldito?” los dos me pidieron que me calmara, y lo hice, ya que no todos los días te regalan marihuana de 60 dólares por 5 gramos, y como se sabe, esa siempre ha sido mi debilidad.

Llegamos al backstage (ya bastante pachecos) y nos dijeron que pronto estarían listos para que salieran con Tupac. Escuchar su nombre provocó en mí una sensación casi demoniaca, al punto que comenzé a patear la máquina del holograma, les puse una pistola enfrente y dije -¿No entienden? ¡Si son mis amigos ayúdenme!- Así que ellos bastante relajados por la tremenda calidad de marihuana que habían fumado, me ayudaron a desmadrar la máquina.

Poco antes de empezar, les dieron 15 minutos para que tomaran agüita y demás, pero cuando nos dimos cuenta, la máquina del holograma había sufrido tal golpiza que solo proyectaba el video de Juan Gabriel cayéndose del escenario una y otra vez.

Lo admito, si he visto a un negro con miedo, solo 2 veces, la primera fué a Lil’ Wayne cuando le enseñe mi tatuaje de Hello Kitty en la nalga, y la segunda fue con Snoop y Dre.

Todo pasó tan rápido, que cuando me dí cuenta estaba gritando “¡Nigga, fix it!”.

Como soy su gran amigo y seguíamos pachecos, me la pasaron, aunque debo reconocer que en ese momento ví mi vida pasar frente a mis ojos, incluso vi al conserje de mi escuela cuando teníamos nuestro secretito (Que en retrospectiva parece que, de hecho, si debí decirle a mi papá), pero el punto es que Dr. Dre, con las habilidades que aprendió en la empresa que desarrolla los “Beats by Dre”, medio la arregló (Ya saben cómo son los weyes esos de Beats).

 Finalmente pudieron salir al escenario con Tupac y todo el show. Siguiente acto, estamos Dre, Snoop, el holograma de Tupac y yo, sentados jugando al poker mientras fumábamos mas de esa hierba mágica. Parecía que Tupac no era nada parecido a su holograma, por lo menos su holograma no me robó a mi novia, y aún así yo tenía cierta desconfianza de el holograma de Tupac. 

Estábamos ya muy relajados y obviamente Snoop Dog iba perdiendo en el poker. Cuando llegó la pizza que ordenamos, la muy aclamada “Pizza de la risa” o como la llamaría Jack Black la “Bob Marley extra crujiente” yo dejé mi porro en la mesa y mis fichas de poker también, confiando en que, aunque eran negros, no me robarían porque me aman mas de lo que aman robar (Y es mucho decir) 

Fuí por mi cartera para pagarle al repartidor, y cuando volví la mitad de mis fichas se había ido. Aunque Dr. Dre tenía mas fichas que antes, yo estaba seguro de que había sido el holograma de Tupac, simplemente lo sé, es un holograma, no tiene sentimientos y no se pueden confiar en los productos tecnológicos de hoy en día, así que tuve que matar al niño de la pizza para que no me fuera a delatar por matar al Holograma de Tupac. Como muchos saben yo soy un Lord Sid, fiel servidor al imperio de Darth Vader, al igual que Tupac es un Maestro Jedi (Es una de las muchas razones de nuestra enemistad), así que decidimos arreglar esto como caballeros y pelear con nuestros sables laser. 

La pelea no duró mucho, ya que, obviamente, los negros tienen mas experiencia en peleas con cuchillos, machetes, sables laser, etc. Pero aunque me cortó el brazo, y me dejo inválido, no tardé mucho en volverlo a matar mientras estaba en su coche. 

Y así es como, una vez mas, yo triunfé sobre ese indecente.

FIN 

Theme by Lauren Ashpole